Skip to main content

Hace ya tiempo que tenemos una gran cantidad de noticias y creencias erróneas sobre el consumo de la carne roja. Muchas personas las han eliminado de su alimentación por no ser saludables por su organismo, ya que contiene grasas perjudiciales para la salud y un alto nivel de colesterol.

Sin embargo, en ningún caso debemos eliminarlo de nuestra dieta. Siempre que hacemos un consumo moderado, estamos proporcionando a nuestro organismo los distintos nutrientes esenciales que contienen. De hecho, está demostrado que un consumo de 200 grs por semana aporta un montón de beneficios.

La ternera se caracteriza por ser una carne magra con gran poder nutricional, ya que tiene un alto contenido en proteínas de gran calidad y es rica en agua. Es una de las primeras carnes que, en la niñez, un niño de 6 o 7 meses puede empezar a comer.

Si consumimos 100 grs de carne de ternera nos aportan 21 grs de proteínas, 76 grs de agua, 2’9 grs de grasa y 0’07 grs de colesterol. Cabe destacar la aportación de hierro, potasio, magnesio, calcio y zinc. Es muy ideal para personas que realizan deporte, es muy rica en vitamina B12, que juega un papel esencial en la creación de glóbulos rojos.